Señales y síntomas de una Disfunción de Integración Sensorial

Podemos encontrarnos problemas en el procesamiento de la información sensorial, lo cual podrá derivar en respuestas incorrectas, que analizaremos a continuación.

PROBLEMA DE PROCESAMIENTO

RESPUESTAS QUE MANIFIESTA

Hipersensibilidad al tacto, al movimiento o a los sonidos

Alta distractibilidad, respuestas exageradas ante el contacto físico, desagrado ante ciertas texturas, miedo exagerado ante movimientos básicos, miedo a los juegos del parque, miedo ante los sonidos fuertes

Hiposensible a los estímulos

Busca estímulos de forma exagerada y continuada, choca contra los objetos, busca el contacto con los demás constantemente y con brusquedad

Nivel de actividad muy alto o muy bajo

Busca el movimiento continuamente o por el contrario le disgusta moverse y se cansa fácilmente

Problemas de coordinación

Tiene poco equilibrio, es patoso, descoordinado, tiene muy poca precisión motriz, tiene dificultades para aprender nuevas tareas motrices

Retraso en el aprendizaje académico

A pesar de presentar niveles de inteligencia normales, tiene problemas para alcanzar los aprendizajes en algunas áreas. Puede tener dificultades en aprender a usar las tijeras, atarse los zapatos o abotonar

Baja organización conductual

Es impulsivo y fácilmente distraído. No anticipa las consecuencias de sus acciones. Se frustra fácilmente, puede presentar agresividad y tener problemas en los cambios de actividades

Baja autoestima

Parece perezoso, se aburre fácilmente o está desmotivado. Evita todas aquellas actividades que pueden causarle algún problema o dificultad

Cuando se observan algunas de las siguientes características en los niños, podemos pensar que existen dificultades de procesamiento sensorial en algunos de los sistemas sensoriales. No tienen que estar presentes todas estas características para determinar un problema de Integración Sensorial; puede que sólo existan algunas de ellas. 

A continuación mostramos algunas de las respuestas incorrectas que pueden observarse, cuando un sistema sensorial no está funcionando de forma adecuada.

A nivel auditivo:

  • Reacciona de forma negativa a los sonidos fuertes o inesperados
  • Se tapa las orejas con frecuencia ante ruidos
  • Se distrae ante los sonidos de fondo o cualquier ruido
  • Se angustia y sobreexcita en entornos muy ruidosos o con mucha gente

A nivel visual:

  • Le molesta mucho la luz
  • Tiene dificultades para subir y bajar escaleras
  • No mira a los ojos (evita el contacto visual)

A nivel gustativo y olfativo

  • Evita ciertos alimentos que son típicos en la dieta infantil
  • Siempre olfatea los objetos, aunque no sean comida
  • Le dan asco ciertos alimentos por su textura
  • Le producen asco o le molestan determinadas olores fuertes

A nivel Propioceptivo (ubicación corporal en el espacio)

  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia
  • Parece más blandito que los demás niños
  • Es muy flexible, flácido, se cansa con facilidad
  • Camina de puntillas, tiene un mal control postural

A nivel vestibular (en relación con el movimiento)

  • Se muestra ansioso y temeroso cuando es elevado del suelo (cuando sus pies se separan del suelo)
  • Constantemente busca actividades que le proporcionen movimiento
  • Le disgusta escalar, saltar, trepar, u otras actividades motrices
  • Evita los juegos en el exterior (jugar a fútbol, carreras, etc…)
  • Siempre busca el movimiento, no puede parar de moverse
  • Es demasiado arriesgado, valiente, no teme por su seguridad
  • Es demasiado miedoso, se mueve por el espacio con inseguridad

A nivel táctil

  • Evita los juegos sucios o con manipulación de elementos como barro, plastelina, pintura de dedos…
  • Es sensible a determinadas prendas de ropa (no le gustan por su textura)
  • Siempre está tocando a las personas, buscando el contacto físico
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad con otras personas, o cuando alguien le toca accidentalmente
  • Le disgusta caminar descalzo, sobre la arena, sobre la hierba…
  • Es insensible al dolor, no se queja aunque la herida sea importante

 Consecuencias

Las consecuencias que podemos encontrarnos cuando el sistema nervioso central no procesa de forma adecuada la información sensorial, son alguno o algunos de los siguientes problemas que analizaremos a continuación. Es decir, podremos tener:

  • Niños con problemas de aprendizaje escolar
  • Niños con problemas de atención
  • Niños con hiperactividad
  • Niños con problemas de coordinación motriz
  • Niños con retraso en el lenguaje
  • Niños con alteraciones conductuales
  • Niños con problemas de precisión motriz y de manipulación manual
  • Niños con alteraciones emocionales

A continuación detallaremos cada uno de los siguientes grupos

Problemas de aprendizaje académico en el colegio

los niños que no siguen el mismo ritmo de aprendizaje, que tienen dificultades en el razonamiento lógico, en la secuenciación, en la planificación motora, etc. A menudo pueden confundirse con trastornos de la lateralidad, déficit de atención, retraso mental, dislexia, retraso madurativo, etc. Pero en realidad se trata de problemas en el procesamiento sensorial. Cuando el niño no alcanza el mismo nivel de lectura ni de escritura, dificultades en las tareas matemáticas, en la memorización de conceptos, etc.

Problemas atencionales

la habilidad para prestar atención a un tarea, depende directamente de la habilidad de inhibición de los estímulos sensoriales innecesarios (sonidos de fondo, información visual, movimiento, posturas…). Cuando no existe inhibición sensorial, se puede observar una alta distractibilidad, hiperactividad o respuestas exageradas a los estímulos.
Hiperactividad – Hipoactividad (alteración de los niveles de actividad): también pueden aparecer alteraciones en los niveles de actividad. El niño puede necesitar gran cantidad de estímulos para estar tranquilo y contento (niños hiperactivos), o por el contrario puede necesitar una cantidad muy pequeña de estímulos (hipoactivos), y son niños que siempre suelen estar en un rincón, sin moverse demasiado ni practicar las mismas actividades de juego que los otros niños de su edad.

Retrasos psicomotrices en la motricidad fina o gruesa, o en ambas

son niños considerados como patosos, descoordinados, con dificultad para practicar deportes o realizar los mismos juegos motrices que los otros niños. Otros niños presentan dificultades sólo en motricidad fina, con un agarre incorrecto del lápiz, dificultad para ensartar elementos, para pegar, recortar, abotonar…

Retraso en la adquisición del lenguaje, con problemas de fluidez, de pronunciación, de expresividad o de comprensión

son niños que presentan niveles de lenguaje inferiores al nivel correspondiente para su edad cronológica, sin tener alteraciones auditivas ni orales. Algunos niños no encuentran las palabras adecuadas, presentando dificultades de expresión y falta de fluidez, otros niños tardan mucho en empezar a hablar (a los dos años todavía no verbalizan), o en otros casos podemos encontrar dificultades en la pronunciación de determinados fonemas.

Problemas de regulación de la conducta

los niños con problemas de procesamiento sensorial por hiposensibilidad desconocen la forma de relajarse o tranquilizarse, porque necesitan constantemente recibir estímulos de forma convulsiva. De forma contraria pueden ser niños hipersensibles que no toleren la estimulación y siempre estén en constante inhibición (quietos, evitando el movimiento, asustándose con los ruidos de forma exagerada…).

Defensibilidad táctil

los niños con defensibilidad táctil responden de forma negativa y exagerada a los estímulos relacionados con el tacto. Para ellos la mayoría de los estímulos táctiles son agresivos y sus reacciones ante un abrazo, una caricia o un simple roce entre compañeros, pueden ser de extrema ansiedad o agresividad.

Comportamientos problemáticos

el niño con problemas en el procesamiento sensorial puede tener problemas conductuales, que pueden se explicados por las dificultades sensoriales. Los niños pueden ser explosivos, poco flexibles a los cambios (horarios, distribución…), o pueden tener dificultades en las transiciones (cambios de una actividad a otra, de un lugar a otro…). El niño puede mostrar una irritabilidad inexplicable, o puede llorar repentinamente sin motivo aparente… Pero en realidad la causa suele ser un desajuste sensorial, debido a cambios bruscos del tipo de estimulación, que el niño percibe como una agresión.