¿CÓMO AFECTA A LA CONCENTRACIÓN EL RUIDO EN LAS AULAS?
Las pelotas de tenis son nuestras grandes aliadas

Hay muchos estudios que constatan los efectos psicosociales del ruido en los centros escolares, el ruido ambiental produce interferencias en los procesos de comunicación y en los procesos cognitivos de los niños.

En las aulas tenemos distintos tipos de ruidos: varios alumnos hablan a la vez, los pupitres y las sillas que se mueven, reverberaciones en el interior de las aulas, ruido de los pasillos y de la ventilación, del patio, el ruido de las aulas vecinas…

Los profesores tienen que competir con todos estos inconvenientes para que sus mensajes puedan ser entendidos y oídos, y los niños deben discriminar entre todos los sonidos la voz de la/del profesora/or. Esta situación sube el nivel de alerta de ambos creando situaciones de estrés, afonías en profesores, esfuerzo para mantener la atención, conllevando con esto una fatiga cognitiva, pérdida de tiempo con preguntas de contenido que no se ha escuchado, etc.

La exposición continuada a elevados niveles de ruido puede conllevar un déficit en la atención y en la discriminación auditiva, confundiendo palabras y pudiendo alterar los procesos de algunos aprendizajes, como el de la lectura.

El impacto del ruido resulta especialmente crítico entre las siguientes grupos:

  • Los más pequeños: se encuentran en los primeros niveles en lectura y escritura, y tienen pocos recursos para suplir las lagunas que genera el ruido en la comunicación.

  • Niños con implantes cocleares: Los implantes transforman las señales acústicas en señales eléctricas para estimular el nervio auditivo, pero para percibir bien la señal, necesita un entorno silencioso.

  • Niños con autismo: el autismo se caracteriza por tener dificultades en el procesamiento sensorial. Quiere decir que pueden recibir algunos estímulos de manera más ampliada que otros niños, por ejemplo, el sonido. Ello hace que se sobrecarguen excesivamente y pueda ocasionar problemas de conducta, irritabilidad, dolor de cabeza, desconexión del entorno…

  • Niños con dificultades académicas o niños con TDAH, TDA, TEL…

Por ello la utilización de un amortiguador del sonido en las patas de las sillas y de las mesas, como pueden ser las pelotas de tenis, puede ayudar a toda la escuela y especialmente a aquellos grupos más vulnerables.

Es una medida sencilla y poco costosa para facilitar la inclusión de todo el alumnado del centro escolar. Por este motivo, en CEI València, hemos realizado una campaña de recogida de pelotas a la que se han sumado varias entidades y muchísimas familias y personas que han hecho que esta recogida haya sido todo un éxito.

Aprovechamos la ocación para agradecer el apoyo inconcidiconal de todas aquellas organizaciones que contribuyeron como el Club de Tenis de Valencia, el Padel Cobert Alboraya y el Club de Padel. Muchas gracias a todas y todos por vuestro interés y vuestra generosidad.

Desde nuestro centro os animamos a que organicéis una recogida en vuestros colegios, barrios o polideportivos. Es una medida muy sencilla y que puede ayudar a crear un mejor ambiente de aprendizaje, así como ayudar a mejorar la capacidad de concentración de los y las peques. Vale la pena solamente por ver cómo la gente se vuelca em ello guiada por la solidaridad y la empatía. Estos pequeños gestos hacen del mundo, un lugar mejor.

empar-mayans-ceivalencia

Contacta!