EL SUEÑO Y SU RUTINA
La importancia del descanso

En el primer artículo abordamos cómo crear una rutina del sueño adecuada, con pautas y ayudas para lograrlo. Ahora nos centraremos en el momento de conciliar el sueño, una vez nos encontramos dentro de la cama, así como algunos comportamientos o signos que podemos observar cuando los/as niños/as duermen.

CONCILIAR EL SUEÑO

Para muchos/as niños/as el momento de conciliar el sueño es conflictivo. Aunque tengamos una rutina asentada pueden surgir miedos, deseos de permanecer despiertos por no perderse nada… con ellos suelen aparecer muchas exigencias que retrasan la conciliación del sueño: un vaso de agua, el cuento, o sujetar la mano mientras se duerme, son algunas de ellas. 

Es una forma de aumentar el control sobre una actividad en la que no se sienten seguros y nuestro papel es ofrecerles esta seguridad. Algunas estrategias que podemos utilizar: 

  • Introducir la demanda en la rutina del sueño: que sea él/ella quien vaya a por el vaso de agua como última tarea antes de entrar en la cama.
  • Medir el tiempo de acompañamiento: podemos marcar el tiempo de acompañamiento mediante una música tranquila, por ejemplo, quedarnos con él/ella sujetando la mano durante una canción. Podemos ir reduciendo la duración de la música y dejarla como acompañamiento si ello le ayuda a dormir.
  • Peluches u objetos con carga emocional: darle un significado especial a un objeto o peluche para que el/la niño/a se sienta seguro y protegido cuando no está el adulto. Un peluche encargado de esperar con él hasta que se duerma o una lamparita nocturna pueden ser los “ayudantes” de los padres.

Siempre que se retira un estímulo se hará de forma paulatina y adaptándose al estado del niño o niña. En ocasiones, por muchas ayudas que intentemos no podemos retirar el estímulo porque el/la niño/a depende completamente de él para tranquilizarse y conciliar el sueño. En estos casos es necesario consultar a un profesional, psicólogo/a o terapeuta ocupacional, que valore de forma global las dificultades a las que se enfrenta el/la niño/a y ofrezca una intervención adecuada. 

rutina-del-sueño

DURANTE EL SUEÑO

Mientras dormimos nuestro cuerpo se relaja y procesa la vivencia del día a día. En estos momentos de reposo pueden aparecer diversos signos a los que estar atentos o comportamientos que nos llamen la atención: 

  • Bruxismo: la acción de apretar o rechinar los dientes mientras dormimos, también puede presentarse de día. Las causas pueden ser diversas: dolores o cambios en la dentición, tensión en la mandíbula, estrés o tensión emocional entre otros. Acudir al odontólogo para una revisión, identificar factores de estrés y una correcta rutina del sueño pueden ayudar.
  • Respiración oral: esta puede estar unida a una apnea del sueño o a un patrón de respiración incorrecto. En este último caso la respiración diurna también es oral y debemos optar por la terapia miofuncional, acudiendo a un logopeda u odontólogo especializado para una valoración.
  • Ronquidos, resoplidos y/o pausas en la respiración: relacionados con la apnea del sueño, un trastorno en el que hay un bloqueo parcial o total de la respiración mientras el/la niño/a duerme. Acudiremos al pediatra para un examen físico. 
  • Terrores nocturnos: despertares incompletos donde el/la niño/a se muestra aterrorizado, con episodios de ansiedad y taquicardia y no responde a los intentos de consolarlo. Generalmente no recuerdan los episodios con detalle y vuelven a dormirse en poco tiempo. Suelen desaparecer de forma espontánea, aunque pueden aparecer de forma ocasional unidos a episodios de cansancio y estrés. No suele ser necesario tratamiento excepto si se dan con alta frecuencia, provocan problemas de seguridad o crean somnolencia diurna. 

Existen más signos, aunque estos son algunos de los más comunes. 

Desde el CEI València siempre os animamos a consultar cualquier duda que pueda aparecer para asegurar que el descanso de los más pequeños es sano y completo. 

Paula Monrós

Contacta!